Historia


Diez años de pasión culinaria, desbordada dentro y fuera de Bolivia, me infundieron el anhelo de compartir la mesa y la conversación, el vino y el alma, los sabores que mi imaginación combina y la certeza de los paladares que los degustan.